El dilema de los Pueblos Mágicos y la caminabilidad e infraestructura urbana. 

Estas vacaciones me tocó viajar a un pueblo mágico que me encanta: San Cristóbal de las Casas en Chiapas. Se come bien y sirve de punto medio entre muchas partes del estado, además de poner a tu alcance cierto entendimiento de diversas comunidades indígenas. No solo eso, sino que en sus calles se respira el zapatismo y es posible entenderlo de mejor manera (sobre todo si se visita Oventik, el Caracol zapatista más cercano. A propósito del zapatismo escribí este texto, por lo que no ahondaré en el tema).

A mí regreso a la Ciudad de México It hit me al ir a cenar con un amigo: decidimos regresar caminando (aproximadamente 4 kilómetros entre el restaurante en La Del Valle y mi casa en la Narvarte). Me di cuenta en ese momento de que en San Cristóbal caminé poco y limitándome a mis trayectos al hotel- estación de bus. Donde sí caminé es en las dos únicas calles peatonales de San Cristóbal: 20 de noviembre y Real de Guadalupe. 

   Ambas calles parten del centro mismo (centro enmarcado por la vieja usanza rural del kiosko al centro y el paseo alrededor, con música de marimbas de fondo). Ambas calles son un hervidero de comercio a pie: restaurantes, hostales, hoteles, tiendas (locales y no), galerias, agencias de viaje. Ambas calles están bien iluminadas y llenas de peatones a todas horas del día y se unen justo en el templo de Santo Domingo, que se encuentra a un lado del kiosko. Me atrevo a asegurar

 que son las calles con mayor plusvalía de San Cristóbal.

Saliendo de ese par de calles peatonales, la movilidad a pie se dificulta y es, sin darnos cuenta, un desmotivante. Mi acompañante, en un acto total de rebeldía caminó todo el tiempo sobre el arroyo vehicular. ¿Quién era yo para decirle que caminara sobre la banqueta, cuando ésta estaba

A) en mal estado

B) angosta para que pudiéramos venir tranquilamente caminando y platicando (porque las banquetas son también áreas de disfrute y de interacción con otros)

C) llena de desniveles porque sirven de cocheras y hay que dejársela cómoda a los coches?

  
Este tema se repite no sólo en los pueblos mágicos, también en casi todas ciudades (turísticas o no) de este país.

El espacio compartido

Los cascos históricos y los centros de las ciudades se convierten, por sus características (puntos de reunión en los que confluyen mercados, comercios, oficinas, turismo, oficinas de gobierno, servicios, etc); de una manera muy natural y caótica en calles compartidas (aquí un manual de derivé LAB de ese tema, el primero en español).

Las calles compartidas tienen entre sus características que todos los usuarios compartimos los espacios gracias a las bajas velocidades, logrando baja siniestralidad gracias a ello y a la interacción y el contacto visual. Prácticamente todos los centros de áreas urbanas (y rurales) funcionan así. Suelen ser también lugares más seguros por el número de personas que las frecuentan (a más testigos, menos motivación para delinquir) y suelen ser espacios bien arbolados e iluminados que inspiran a su disfrute. Estas características pueden variar.

Las calles peatonales

Como mencioné arriba, las calles peatonales suelen ser espacios que derivan en comercio a pie. A medida que el gobierno provee de las facilidades y el diseño, las calles peatonales suelen ser un éxito. Caso Madero en el Centro Histórico de la Ciudad de México que reporta ser la calle con mayor plusvalía, por encima de Masaryk en Polanco (calle que en 2015 vivió una remodelación exitosa de anchas banquetas, bolardos y bahías.)

El éxito suele suceder también en otras calles peatonales que concentran dentro de sí el comercio a pie (existen varios ejemplos en muchas ciudades del país). El diseño peatonal ha probado ser exitoso ya que permite  un mayor número de visitantes que una calle comercial con estacionamiento en el arroyo.

El diseño y la planificación son otro tema. ¿Queremos comercio local o queremos una calle que apueste a la instalación de comercio trasnacional?  A propósito de ese tema, este texto.

  

¿Qué nos inspira a caminar? 

Nuestros cerebros son prodigiosos. Caminamos un lugar no porque pensemos en hacerlo, sino porque algo nos motiva a hacerlo:

-la necesidad de llegar de un punto A a un punto B o

-las ganas de caminar.

Sin embargo esto último no es tan fácil de lograr. Si tenemos ganas de caminar, ¿qué nos inspira a hacerlo? Nos inspira (sin mayor acto intelectual) el que un lugar sea seguro de caminar, sin peligros de ser asaltado, es decir, que el lugar tenga una buena iluminación y que cuente con las características que inspiren a que sea visitado; que, si se trata de un lugar con mucho calor o con mucho viento o lluvia, haya un buen arbolado que nos proteja de las inclemencias del tiempo; nos inspiran las buenas y anchas banquetas sin obstáculos que nos permiten caminar y platicar al mismo tiempo; nos inspira no sentirnos estresados, no tener miedo a ser atropellado (por eso las vías rápidas inhiben las altas afluencias peatonales), que el tráfico sea calmado y que por lo tanto los decibeles que genera el tráfico sean menores (el ruido nos estresa); nos inspira que haya lugares que visitar y donde podamos interactuar con otros humanos porque somos seres sociales (cines, cafés, lugares para bailar, galerías, tiendas, andadores…); nos inspira el fácil acceso, mientras más fácil sea llegar aun lugar, llegaremos a él.

Pueblos mágicos y ciudades turísticas, ¿diseñados para la ciudad humana?

Queda claro que la peatonalización y la ciudad caminable convienen al turismo.

Mucho se ha hablado de los perjuicios detrás de nombrar a un pueblo como “mágico” (expulsión de habitantes originarios o disminución de la calidad de vida). Todo proyecto que pretenda potenciar turísticamente a una ciudad deberá contar con planes de mitigación y que aseguren mejoras en la calidad de vida de los habitantes.

Sin embargo, en los criterios para considerar a un pueblo “mágico”: ¿por qué no hay ningún apartado que hable del (re)diseño de la infraestructura? La movilidad es un punto clave para los turistas en cuanto a conectividad (sobre todo si apostamos al turismo extranjero) y permanencia.

¿Por qué ningún apartado dentro de estas consideraciones habla de las banquetas? Las banquetas son lugares de encuentro de turistas disfrutando y platicando cómodamente.
Al construir buena infraestructura peatonal estamos asegurando que visitantes, turistas y viajeros, caminen la ciudad y por lo tanto, consuman, dejando una derrama económica para el lugar.

Además, el primer incentivo para la ciudad caminable deben ser los habitantes mismos, que tienen derecho a caminar y disfrutar su ciudad, en beneficio de la reducción de emisiones y la misma salud del que camina. Estos caminantes son, además, también consumidores.

Pueblos mágicos, ciudades turísticas (y no), CAMINABLES en beneficio de todos los que las caminan.

¿Cómo lograr la ciudad que se camina? (tanto para turistas como para locales)

Con calles peatonales, semi peatonales, calles compartidas, calles completas; planes de desarrollo urbano que contemplen parquímetros, conectividad, criterios unificados para la construcción de banquetas, mejor iluminación, planes comerciales que le apuesten al comercio justo y local, reordenamiento del comercio ambulante, reducir al máximo los espacios de estacionamiento, mejoramiento del transporte público, la total accesibilidad universal…

Esta es una tarea pendiente que toca no sólo a los gobiernos municipales y sus respectivas secretarías, sino también a la UNESCO por sus criterios en cuanto a los Patrimonios de la Humanidad, a la SECTUR y sus criterios en la convocatoria de Pueblo Mágico, el INAH y en INBA (que son también partícipes importantes dentro de los cascos históricos).

Hay mucho, muchísimo por hacer.

 

 

Anuncios

One thought on “El dilema de los Pueblos Mágicos y la caminabilidad e infraestructura urbana. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s